Hemisferio

Fue mi nieta la que trajo el cuadro. Se empeño en colgarlo enfrente de la cama, para que pudiera verlo bien. Era precioso, en el se veía una pequeña aldea, de chozas techadas con hojas de palmera, rodeada de vegetación verde, y a la izquierda se veía una playa larguísima de arena blanca.
Después de colocarlo con cuidado, me guiñó un ojo con malicia. Siempre me ha parecido una muchacha un tanto misteriosa.
Algunas noches, me quedaba mirando el cuadro, ya acostada. Si me fijaba bien, me daba la sensación que en las casitas había luces prendidas, incluso en una ocasión me pareció que en la playa había el diminuto punto brillante de una hoguera. No me molestaba para dormir, así que no le di importancia.
Fue para Navidades cuando me percaté que la vegetación estaba mucho más verde, y que habían comenzado a salir florecillas de colores en los árboles, así que supuse que la aldea debía encontrarse en la otra mitad del hemisferio, y que allí la primavera estaba comenzando.
Efectivamente, para Febrero, todos los niños de la aldea estaban ya alborotando en la playa, hacían fiestas junto al agua, y los más jóvenes se dedicaban a entrenar pequeños monos para que recogiesen los cocos de las ramas más altas.
Sin embargo no fue hasta hace unos días que descubrí, armada con mis gafas de ver de cerca, a mi Ralph saliendo de una de las cabañas del fondo. Claro, por eso llevaba tantos año sin verle, se había mudado aquí. Está bronceado y tan feliz que vuelve a parecer un jovencito. Ahora vivo con él.
En la residencia están todos buscándome como locos. Parece que nadie se ha dado cuenta de dónde estoy, y me consideran desaparecida. Solo mi nieta se ha acercado un par de veces al borde del cuadro, y me ha guiñado un ojo travieso, pero sé que no va a decir nada.
Aquí el clima es perfecto. Ralph y yo estamos fabricando una canoa para ir a la isla de al lado, me han dicho que allí además, hay unas piñas increíbles.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Me pido yo también un cuadro así para poder escaparme cuando el cuerpo real me resulte demasiado gravoso.
Mientras tanto encomendemos a relatos todos nuestros más altos deseos.
Este es muy bueno.

Besos.
Athena ha dicho que…
Increíble es la ternura del relato.

Besos.
Misántropo ha dicho que…
Hay que huir siempre en busca de la primavera. Y de esas piñas tan increibles.

Maestría y ternura; sí señora. Ojalá también en esto la realidad supere la ficción. Quién sabe.

Un beso.

Entradas populares de este blog

Tan

Adelantando Beltaine